#Hamburgo 100 mil en estado de excepción, las protestas se empiezan a extender a otras ciudades alemanas.

a_ham

9 de enero.

El estado de excepción decretado tiene su origen en los enfrentamientos entre agentes y manifestantes que han seguido a la manifestación del pasado 21 diciembre en contra del desahucio del centro cultural de izquierda  Rote Flora (Flor Roja), de 25 años de actividades. Los organizadores que lograron reunir a unos 10 mil participantes,  denunciaron que sufrieron “una gran cantidad de heridos por un masivo uso de macanas, gas pimienta y lanzaguas“. 

Desde el pasado sábado, estas han sido denominadas por las autoridades “zona de peligro” (Gefahrengebiet), lo que les otorga poderes especiales. En esta área viven alrededor de 100.000 personas, según han destacado partidos políticos críticos con la medida. El Gefahrengebiet es una práctica instaurada en Hamburgo desde que en 2005 se aprobó esta ley para “aumentar la seguridad y el orden”, pero que contribuye a criminalizar la protesta social. Se ha realizado en más de 40 ocasiones, normalmente solo para unas horas.

Durante las protestas subyacen también la inconformidad con las medidas de desalojo de viviendas de los años 60’as en favor de nuevos desarrollos inmobiliarios en manos privadas, también estuvo muy presente el rechazo al trato que las autoridades alemanes dan a los refugiados. Entre estos, destaca un grupo de 300 subsaharianos procedentes de Libia que llevan malviviendo en la ciudad desde 2011. “Sentimos que mucha gente nos apoya, pero los políticos no quieren ofrecernos ningún tipo de solución”. El ghanés Anane Kofi Mark es uno de ellos. “En Italia nos dieron 500 euros para que nos fuéramos de allí, y ahora en Alemania nadie quiere hacerse cargo de nosotros. Desde entonces estamos durmiendo en la calle”, añade. No obstante, Kofi Mark quiere desmarcar a los refugiados de la violencia de las últimas jornadas: “Nosotros no hemos participado, no queremos tener problemas con la policía”.

Ciudades como Dresden, Berlin, Frankfur, entre otras, empiezan a hacer eco de las protestas en Hamburgo, dejando así a demócrata cristianos y socialdemócratas con un creciente desprestigio ante la medida impuesta.

En todo esto de nuevo el modelo Neoliberal padece nuevos rechazos de quienes sufren humillación, viven exclusión social, en resumen los desposeídos, los trabajadores encarando a los patrones.

Desde aquí va toda la solidaridad con los que luchan y resisten en Hamburgo y toda Alemania.

La policía alemana bloquea a los manifestantes frente al centro social Rote Flora durante una manifestación el pasado 21 de diciembre contra el cierre del centro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s