A 34 años del asesinato de Monseñor Romero, queremos Obispos al lado de los pobres.

Hace 34 años fue asesinado en El Salvador el Arzobispo Óscar Arnulfo Romero, las balas asesinas fueron disparadas por la ultraderecha salvadoreña con la complicidad y financiamiento del imperio yanqui.  Ellos sostenían a una dictadura en ese país hermano, que ensangrentaba aplicando brutal represión contra campesinos, maestros, obreros, opositores y no dejando más opción que la autodefensa armada del pueblo contra la opresión.

Su vocación por una Iglesia al lado de los pobres le llevó a oponerse a la represión, a la vía privatizadora de los bienes y de la vida de los pueblos, hacen falta muchos más sacerdotes como Óscar Arnulfo Romero en nuestras patrias heridas de miseria, con un puñado de ricos y de políticos que se alimentan de fabricar pueblos pobres.

Bjgql9OCUAEehe7moar

Pero quién fue Óscar Arnulfo Romero, aquí una breve síntesis de una parte de su vida, tomado de Prensa Latina

Su acercamiento a la jerarquía eclesiástica de la capital comenzó en 1968, cuando fue designado secretario de la Conferencia Episcopal, y el 21 de abril de 1970 se convirtió en una figura de rango nacional al ser nombrado por el papa Juan Pablo VI Obispo Auxiliar de San Salvador.

El 15 de octubre de 1974 fue designado obispo de la diócesis de la ciudad de Santiago de María, a 115 kilómetros al sureste de la capital, en el oriental departamento de Usulután.

mos

Finalmente, su carrera religiosa llegó a la cúspide el 3 de febrero de 1977, cuando el papa Juan Pablo VI lo nombró Arzobispo de San Salvador, en un momento crítico de la dramática historia de su nación.

Según los relatos recogidos para este artículo, algunos sacerdotes y personalidades vinculadas a la iglesia entendieron la elección como favorable a los grupos conservadores opuestos a los sectores de la iglesia que defendían la opción preferencial por los pobres.

La vida demostró que estaban radicalmente equivocados.

Monseñor Romero asumió en una ceremonia sencilla, mientras el país era sacudido por denuncias de un escandaloso fraude electoral que entronizó al general Carlos Humberto Romero como presidente, para dar continuidad a una dictadura militar que comenzó en 1930.

Una protesta en el parque Libertad de la capital fue brutalmente reprimida por las fuerzas armadas el 28 de febrero de 1977, con saldo de decenas de muertos y desaparecidos y un cerco de varios días a una iglesia donde se refugiaron sobrevivientes.

Monseñor Romero sufrió otro duro golpe cuando el padre jesuita Rutilio Grande, uno de sus amigos más cercanos, fue asesinado en la localidad de Aguilares, al norte de la capital, donde organizaba a los campesinos y comunidades eclesiales de base.

Monseñor Oscar Arnulfo Romero

Su prédica contra la represión creció desde entonces y un día antes de su asesinato, en la homilía del domingo 23 de marzo de 1980, pidió en nombre de Dios al ejército que la cesara.

Ya entonces era blanco de una campaña de ataques por los sectores de la derecha, y de frecuentes amenazas de muerte.

Su opción preferencial por los pobres fue otro motivo de encono de los grupos dominantes.

“La misión de la iglesia es reivindicar a los pobres, así la iglesia encuentra su salvación”, escribió en una de sus más aplaudidas frases en la homilía del 17 de noviembre de 1977, 10 meses después de su nombramiento.

El 24 de marzo de 1980, un francotirador destruyó el corazón de monseñor Romero de un certero disparo mientras oficiaba misa en la capilla del hospital de la Divina Providencia, cerca del centro de la capital.

Antes, de manera profética, había proclamado: “Si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s