San Quintín, los surcos de la injusticia…

 san quintin surcosElvira Luna Pineda

Desde mi infancia y adolescencia conocí la población llamada “San Quintín”. Por visitas familiares acostumbrábamos viajar a aquella zona. Desde las primeras ocasiones que estuve ahí en los años ochenta fui testigo con mis propios ojos de la forma infrahumana en la cual vivían decenas de cientos de familias, la gran mayoría provenientes de Oaxaca y gran cantidad de jovencitas de Sinaloa que venían solas siguiendo el trabajo en la ruta del pepino y el tomate.  Escuchaba innumerables y dramáticas  historias (algunas por mi edad aun no entendía).

Niñas que eran violadas en los surcos, ahí donde trabajaban y tenían empeñada su mano de obra casi esclava. Ahí mismo en el surco, después de las agresiones sexuales que recibían, de manera natural se levantaban, se sacudían la tierra y seguían trabajando, eso era parte de todos los días y así expresaban el síndrome de indefensión aprendida.

Ver la entrada original 800 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s